¿Cómo presentar la comida en el plato?

¿Cómo presentar la comida en el plato?

Sí, es cierto que en la cocina es esencial el sabor de la comida, pero un factor que también juega mucho a favor a la vista, tiene que ver con cómo presentamos los alimentos. De hecho, se ha vuelto algo tan importante que para muchos chefs esto puede convertirse en un poderoso medio de expresión de su personalidad o del concepto del restaurante.

La cocina se trata de estimular todos los sentidos, y la vista no se queda atrás. La disposición de los alimentos puede representar el inicio de una experiencia inolvidable para los comensales. Pero, ¿quieres saber más al respecto? Te invitamos a que conozcas los elementos que debes tomar en cuenta a la hora de emplatar.

lo-que-debes-tomar-en-cuenta-para-el-emplatado-perfecto

Primero lo primero:

Es probable que alguna vez nos hayamos topado con la expresión “comer con los ojos”, la cual, por cierto, tiene mucho ver que este aspecto. El hecho es que el emplatado puede ser un factor decisivo a la hora de atraer clientes o para diferenciarte entre la competencia. Así que cada elemento que se encuentre allí, es fundamental y debe ser pensado con cuidado.

Por otro lado, si bien el emplato también cuenta con una serie de reglas, también vale mencionar que es necesario imprimir un toque personal, ese extra que debe provenir de nuestro interior y que otorgará una dimensión mucho más interesante a lo que presentamos.

Entonces, ¿qué debemos tomar en cuenta a la hora de presentar un plato?:

lo-que-debes tomar-en-cuenta para-el emplatado-perfecto

-Escoge bien los colores:

Se trata de uno de los elementos más importantes de la imagen que debe tener un platillo. Los colores son ese primer estímulo que nos puede atraer –o no- hacia algo en particular. Además, esto tiene que ir de la mano con la expectativa que tiene un comensal sobre el aspecto de un determinado alimento, así que implica un nivel interesante de complejidad que debe compaginarse.

La clave está en usar colores que trabajen en armonía entre sí. Pueden ser tonos complementarios o contrastantes, pero sin dejar de lado el aspecto natural de la comida porque de lo contrario el comensal se sentirá intimidado y hasta asustado.

-Ten cuidado con la cantidad:

Existe el concepto de presentar platos con una abundante cantidad de comida, pero esto puede ser contraproducente porque puede generar en el comensal la sensación de saciedad muy rápido. Además, esa gran porción podría ser incómoda de comer y más bien se busca generar una experiencia placentera.

Entonces, ¿qué hacer? Los alimentos deben ser tratados con cuidado, por lo que hay que trata de ubicarlos en el plato con una distribución natural. Al proporcionar el volumen de comida adecuado, las personas podrán disfrutar de las texturas y de los sabores que están presentes en el platillo.

-Escoge un punto focal:

Entre todos los elementos que se encuentran en un plato, debes determinar aquel que se convierta en la pieza principal, en el foco que será capaz de llamar la atención de inmediato de tu comensal. Para ello, es importante apostar por la sencillez de la vajilla: platos llanos, blancos, sin decoraciones o colores extravagantes. Recuerda, la protagonista es la comida.

-No dejes de lado la decoración:

Bien, ya definiste cuál sería el punto focal de tu plato, por lo que resta hacer la distribución con un decorado que vaya acorde con la temática que hayas establecido. Para lograrlo, puedes valerte de salsas, reducciones y hasta flores decorativas, las cuales pueden ser sumamente atractivas para postres.

En cualquier caso, lo vital es no sobrecargar el platillo con exceso de sabores ni de texturas, puesto que se perderá la esencia del mismo. Mientras más te apegues a la sencillez, mantendrás la importancia de lo que has hecho.

Otros elementos a considerar:

lo-que-debes tomar-en-cuenta para-el emplatado-perfecto (2)

También creemos conveniente que te puedes perder otros elementos que no pueden faltar en tu emplatado:

-Procura que el flujo de la comida sea para una sola dirección. Eso dará armonía y orden al platillo.

-¿Quieres impresionar? Escoge a un alimento y dale una composición alta en relación con el resto de los elementos.

-Juega un poco con las texturas. Diviértete con las sensaciones suaves y crocantes, provocarás una experiencia única a tus comensales.

-Recuerda, toda la decoración siempre debe ser comestible.

-No todos los alimentos van con todas las vajillas, así que debes pensar muy bien qué diseño pueden jugar a favor de tus platillos.

Sin duda, el emplatado es una ventana de posibilidades para brindar sensaciones y experiencias inolvidables. Es un recurso que debe ser manejado con cuidado si queremos ver los resultados que deseamos. De resto, ¡sólo es cuestión de divertirse un poco!

La cocina se ha vuelto en un elemento primordial en nuestras vida y en la actualidad representa un medio en el que se pueden potenciar una gran variedad de habilidades. Es por ello que te invitamos a descargar el ebook, Condimentos para ser unn chef internacional, una herramienta que te permitirá conocer lo que necesitas para tener una carrera exitosa. 

Condimentos para ser un Chef Internacional - Institut Paul Bocuse

 

No olvides compartir este artículo!